Decada 50- Actividades de diversos grupos y colectivos

A mediados de esta década el Ganguren deberá abandonar el piso sobre el bar Plazakoetxe, trasladándose a los locales del Bar Totorica. Durante varios años será el único lugar de reunión disponible para todas las sociedades de Galdakao, club de montaña, coral, etc., ya que ninguna contaba con sede propia.

A partir de 1958, época en la que aún no se funcionaba tan unitariamente, varios socios empezaron a acudir en grupo como representación del Ganguren a todo acontecimiento montañero que mereciese la pena. Se llamarán a ellos mismos "Bildur-Bakoak" (los sin miedo). Daniel Altuna, Aburto, Tomás Sobrón y Tomás González -más conocidos como los "Tomases"-, Ismael lrigoyen, Javier Intxausti y los hermanos Telleria eran algunos de los incondicionales.

Como mínimo acudían una docena, pero con el tiempo llegaron a juntarse cerca del centenar. Más tarde tomarán por norma juntarse en Artaun (Dima) por Navidades, donde realizaban una comida de hermandad.

No se puede olvidar a un grupo conocido como "El Remolacha" que durante los años 1957 ¬1960, dentro de sus posibilidades acudía a allí donde era menester con el único fin de la solidaridad.

Sus componentes pertenecían casi todos a Tximelarre, pudiéndose destacar entre otros por su ejemplo de humor y compañerismo a Victoriano Zelaia "Katxo", Angel Bidart y los Hnos. Atxutegi.

Los interesados por el esquí, aún en franca minoría, no dejan pasar la oportunidad de acercarse a Espinosa de los Monteros, única estación para este deporte. Unos lo hacen en coche particular, mientras otros aprovechan los autobuses que por entonces empezó a organizar el Juventus de Bilbao.

En 1959, acuden a la primera marcha de Crestas del Duranguesado tres patrullas de Galdácano, formadas por:

1- Ricardo San Salvador, Josu Altuna, Marcos Lejarza

2- Justo Eriz, Antonio Capdevilla, Jose Mª Agirregabiria

3- Hnos. Elezkano, Claudio Zarate

La primera de estas patrullas resultó ganadora de la marcha. Ese mismo año, los días 27, 28 Y 29 de Junio se celebra en Arrate el/Congreso Vasco-Navarro de montañismo, para unificar de alguna manera las ideas de las diferentes sociedades montañeras, que hasta ese momento actuaban más o menos por libre.

En el mismo marco se consolidará la idea de lo que años más tarde cristalizará la Agrupación Nervión-Ibaizabal (A.N.I.). Si bien en ocasiones anteriores Ganguren, Padura y Basconia se habían unido para realizar marchas reguladas y colocar buzones, durante estas conversaciones se reafirma la voluntad de aunar esfuerzos para ampliar las actividades y poder moverse más.

Al término de este período, los testimonios sobre la situación de nuestro club nos hablan de un vacío interno que se prolongará hasta mediados de la siguiente década, a pesar de la ininterrumpida actividad montañera de los socios.

Volver al índice